DEVELANDO LA ILUSIÓN

 

Artículo preparado por: Selena George y Shilpa Jain - SHIKSHANTAR: THE PEOPLE’ INSTITUTE FOR RETHINKING EDUCATION AND DEVELOPMENT. Diciembre de 2000

 

Versión en español: Jairo Duarte Torres – ORGANIZACIÓN Y GESTIÓN DE PROYECTOS DEPROYECTOS LTDA. Junio de 2007 [1]

 

Introducción.

 

Son muchos los documentos que, actualmente, se pueden registrar con un mismo y claro mensaje: “Tenemos una panacea para nuestros males sociales y económicos y ésta es la Educación”. Esta akshayapatram[2], tiene el poder de erradicar la pobreza, eliminar las discriminaciones de género y raza, proteger de las violaciones al individuo, prevenir la degradación ambiental, detener las altas tasas de crecimiento poblacional, resolver los problemas de salud y medios de vida, asegurar la tolerancia y la justicia, promover la democracia y el desarrollo y preservar la dignidad humana. Tan potente es la educación que es decretada como derecho fundamental en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En estas circunstancias se puede inferir que universalizando la educación se llegará a la libertad, la equidad, la justicia y la paz para todos.

 

Especialmente, en todas estas declaraciones, lo no escrito, la suposición que subyace es que “educación” es igual a escolarización[3]. En realidad, en la mayor parte de las convenciones internacionales ratificadas, una escogencia individual (o familiar) de un tipo de educación por fuera  de la escolarización, es aceptado únicamente si está de conformidad con los “estándares mínimos educacionales como son formulados o aprobados por las autoridades competentes” (léase: la Educación es únicamente eso que es definido por el Estado[4]) Estos pronunciamientos han establecido en forma efectiva que la escolarización sea la única (y con mayor supremacía), forma de educación. De esta manera, en esencia, la escolarización es declarada un derecho humano. O, como en el caso de la India, hay una tendencia a convertirla en un Derecho Fundamental en la Constitución.

 

La noción misma de Derechos Humanos / Fundamentales crece a partir de un sentido particular de la dignidad humana, con base en la protección del individuo y su propiedad frente al Estado, el Mercado y mutuamente entre sí.[5] Esta idea de los “derechos” ha adquirido preeminencia hoy a causa de la proliferación de las instituciones modernas, surge por ejemplo de la Nación - Estado, de la economía industrial, etc. y puesto que corresponde con la visión materialista del Progreso y del Éxito (de las cuales hace parte y es terreno de estas instituciones). Desde entonces la escolarización depende de estas instituciones, y desde entonces promete cumplir con dicho Progreso, y por tanto ella puede naturalmente ser considerada un Derecho Humano. Encubierta por esta suposición, está la creencia de que la escolarización es la única manera para que todo ser humano pueda disponer libremente de los frutos del Desarrollo.[6] Ahora y por tres siglos, aquì parece darse un “consenso internacional” sobre el mágico potencial transformativo de la escolarización, si se tiene en cuenta su notable papel en la construcción de las modernas naciones - estados europeas, y en la intensificación de sus empresas coloniales. En los últimos 50 años, la escolarización masiva (formal e informal) ha figurado prominentemente en el ejercicio de construcción de varios países - en desarrollo. En el Proyecto de Desarrollo del Tercer Mundo, por ejemplo, escolarización y alfabetización han sido universalmente aceptados como un “indicador de desarrollo” confiable, racional, verificable y significativo. Más aún, dentro del espectro político, tanto la izquierda como la derecha, en igual forma, están reiterando la fórmula de que la escolarización es un prerrequisito para el desarrollo. Mucha energía política junto a grandes cantidades de dinero (prestado), han sido gastados en  infraestructura y en salarios del sistema educativo, para tratar de hacer funcionar esta fórmula. Hoy, en un pánico creciente de que el progreso se reduce a un espejismo para la las mayorías sociales del mundo, la escolarización ha surgido de nuevo – como un oasis en el desierto – para convertirse en el principal asunto en las agendas internacionales y nacionales.

 

Por más de una década, las campañas internacionales para la universalización de la educación en los países en desarrollo, han enfatizado como áreas prioritarias el acceso, la equidad y la calidad, o si no, la matrícula, la retención y la culminación de todos los grados de un nivel para todos (adultos y niños). No obstante, la mayoría de los gobiernos no han sido capaces de lograr estos objetivos  a pesar de la colaboración de las agencias internacionales de ayuda, grupos del sector privado y de las organizaciones no gubernamentales locales o internacionales. Ahora, en la India, el “consenso internacional” se está nuevamente repitiendo en la “Campaña por el Derecho Fundamental a la Educación” en funcionamiento, conducida por la Alianza Nacional por la Educación como un Derecho Fundamental.[7]  La Alianza argumenta su mandato con base en la Constitución y en las campañas internacionales en curso (como Educación para Todos) que están promoviendo el derecho a una escolarización obligatoria y universal, las organizaciones no gubernamentales le han dado la mano a las autoproclamadas corporaciones filantrópicas para asegurarse de que el Estado no va a sacar más la mano en el logro de la escolarización universal para todos.

 

Señalando la mala calidad como nuevo culpable, la Campaña incluye estratégicamente que se modifique la estructura escolar existente a favor de las iniciativas de la escolarización no  - formal o de las reformas escolares alternativas, complementando la expansión del acceso / matrícula. Según ellos las reformas por una calidad superior de la escolarización, significan incrementar los recursos ya existentes – más y mejores maestros, entrenadores, currículo, infraestructura, textos uniformes, tableros y tiza, etc. – los cuales pueden ser convenientemente comprados al sector de las corporaciones con sensibilidad social. Estas reformas implican estratégicamente más gastos y por tanto más recursos. Así, la necesidad del momento se hace ver como un remedio inmediato que proviene de un estruendo de fuentes – vía alivio a la deuda y subvenciones de donadores o de organizaciones corporativas – para que los países en desarrollo como la India, puedan comprar de manera más fácil una educación de buena calidad para todos. Lo que se está promocionando es la unión Estado - Mercado – organizaciones no gubernamentales que claman estar al servicio del bien de la humanidad. Potenciar

 

Sin embargo, frente a la creciente violencia, inequidad y pobreza, catástrofe ambiental, explotación desbordada, agotamiento de los recursos y necesidades masivas de consumo del Norte,[8] una fe ciega en lo tocante a fortalecer las potencialidades de la escolarización, debería ser sospechosa. De hecho, un análisis de los procedimientos de explotación global y de las dinámicas socioeconómicas transnacionales revela un esfuerzo encubierto pero consciente por parte del norte con el objeto de  expandir y retener su control sobre los “frutos  del Desarrollo”. La escolarización sirve de apoyo a este esfuerzo  de recolonización suministrando un velo “neutral” detrás del cual el Norte puede dar continuidad a su agenda deshumanizante y destructiva. En este escrito, buscamos impugnar la noción predominante de la Campaña en pro del Derecho Fundamental a la Educación, adelantando los siguientes argumentos:

 

1)     La cultura de la escolarización[9] es una violación de nuestra dignidad humana (entendiendo por dignidad un concepto mucho más amplio que aquel del estrecho discurso sobre “los derechos”).

 

2)     Un recurso como la Campaña, socava diálogos locales renovadores sobre asuntos fundamentales de carácter urgente, desviando nuestra atención, energía y recursos, y tratando de hacernos tragar una agenda rígida y cerrada.

 

3)     La agenda de los derechos humanos está intrincadamente ligada a una visión del Desarrollo y de la Globalización que viola en forma fundamental las nociones pluralistas de dignidad humana y de vida humana. Según la apropiada descripción de Wolfgang Sachs, “Sólo hay una cosa peor que el fracaso del desarrollo convencional: precisamente su desconexión con el éxito.”[10]

 

Al adentrarnos detalladamente en estos tres argumentos, esperamos alentar a otros a reflexionar sobre la Campaña por el Derecho Fundamental a la Educación. En consecuencia, al final de este escrito, ponemos a disposición unas pocas preguntas para que sean discutidas, con las que confiamos posteriormente se profundice el cuestionamiento, el diálogo y la acción necesaria para la reconsideración de la Campaña y nuestra adhesión a ella.

 

También, nos gustaría aclarar que no somos unos tecnófilos a favor del mercadeo, que tratan de “privar a los pobres” de lo que les corresponde. Ni tampoco somos naxalites anti – estado, que buscan hacer explotar el mundo. (Desafortunadamente, estas categorías han sido creadas por personas investidas por el Estado, para permitirles mantener su moral y un fundamento intelectual y, en consecuencia, el silencio en el debate). Ni, invocamos el trabajo y el abuso infantil dentro de la crítica de la escolarización.[11]  En lugar de eso, tratamos de sacar a la luz el hecho de que en  la India, en los últimos cincuenta años, no ha habido una evaluación seria de la escolarización.[12] En ese lapso, hemos estado inundados por una retórica sobre las ventajas que tiene la escolarización para el individuo y para la sociedad, de los análisis sobre los efectos dañinos y destructivos de la no asistencia a la escuela. Al aislar la escolarización en una torre de marfil, hemos descartado en forma eficaz cualquier otro enfoque, comprensión o conceptualización del aprendizaje humano. Por tanto, con este análisis crítico, esperamos abrir espacios para un diálogo más profundo y equilibrado dentro de la Campaña, sobre las implicaciones de ratificar constitucionalmente a la Educación como un Derecho Fundamental. Ese tipo de diálogo, no sólo nos  permitirá reflexionar sobre los efectos perjudiciales que tiene la escolarización (y su promesa de Desarrollo) para la sociedad, sino también, habilitarnos para repensar la manera como estamos utilizando nuestro tiempo y recursos valiosos.

 

I. La naturaleza Destructiva de la Escolarización

 

Entendiendo los Mitos

 

La declaración de la escolarización como un derecho fundamental es justificada por paladines de diversos y distintos campos. Para unos, incrementa en todas las personas las oportunidades de vida. Las escuelas son presentadas como lugares donde se afinan las habilidades de cada niño; aportan conocimientos en diferentes áreas (lectura, escritura, ciencias, matemáticas, arte, trabajo productivo útil socialmente, etc.) para desarrollar la capacidad de pensar, la creatividad, la autoestima, destrezas, etc. Se supone que a través de la educación, los niños obtendrán el conocimiento y las destrezas necesarias para adquirir empleos lucrativos, para el resto de sus vidas. De esta forma, se dice que la escolarización ayuda al éxito individual desde dos aspectos: a) explorando las propias necesidades psicológicas (por ejemplo, a través del racionamiento, la creación, confianza, etc.) y b) obteniendo acceso a opciones que permitan el mantenimiento de sus propias necesidades físicas (por ejemplo, empleos que dan ingresos para comprar alimento, ropa, vivienda, etc.). La escolarización promete, en forma elocuente, a todos la misma opción para mejorar sus oportunidades en la vida. Se supone que sea un proceso neutral y objetivo, en el que todos los individuos son iguales, tratados en la misma forma y se es evaluado con el mismo criterio (mérito). Uno sólo necesita trabajar duro para tener éxito en la escuela para de este modo mejorar sus oportunidades en la vida.

 

En segundo lugar, se dice que la escolarización en cuanto sistema es un gran beneficio para la sociedad. En las escuelas, las cosas funcionan, a los niños se les enseña a tratarse unos a otros como iguales. La escolarización rompe las barreras de clase y lleva a reunir a diversos niños en un mismo espacio, animando la tolerancia y el aprecio de las diferencias. También enseña a los niños las normas de la sociedad ayudándolos para que lleguen a ser buenos ciudadanos y buenos líderes. Se espera que únicamente con la sensibilidad y el conocimiento obtenidos en la escuela, se conviertan en adultos con capacidad para participar eficazmente en los ejercicios democráticos de sus países.

 

Por último, se dice que la escolarización es un proceso de emponderamiento. Se le abroga que cultiva en los niños disposición científica que averigua e investiga, en lugar de aceptar tontamente las supersticiones prevalecientes en el mundo iletrado. Expuestos a un amplio rango de información Científica y de la “Verdad”, que de otra forma sería inaccesible para ellos, los niños adquieren mejores recursos para que como adultos comprendan y participen activamente en el mundo que los rodea. Dicha información es la clave para transformar las relaciones de opresión y discriminación en sus comunidades.

 

¿Pero la escolarización, si amplía las oportunidades en la vida de cada individuo? ¿Garantiza un empleo, o un brillante futuro? ¿La información y el proceso de escolarización, si emponderan para desafiar y cambiar un sistema injusto y de explotación? Al tomar cada una de estas promesas / supuestos sobre la escolarización uno a uno, viene a quedar claro que no todo lo que brilla es oro. Lejos de ser una panacea, la escolarización de hecho produce, refuerza y amplía los muchos malestares socioeconómicos que plagan el mundo de hoy. Proclamarla como un derecho fundamental consolida su maya y la preserva de ser cuestionada y desenmascarada como la fuerza destructiva y deshumanizante que es.

 

Desenmascarando los Mitos

 

La escolarización no incrementa las oportunidades de vida de la persona.

 

Lejos de desarrollar el poder de raciocinio, la creatividad, la autoestima, las destrezas, etc., de los niños, la escolarización se mantiene como un obstáculo para que la persona adquiera su completo potencial.[13] La escolarización transmite confusión emocional y dependencia intelectual y una autoestima provisional.[14] Promueve el punto vista de que todo niño es como la arcilla o recipientes vacíos, y que por medio de un sistema de premios y castigos, puede ser condicionado para acomodarse a un molde estándar. La escolarización también cultiva un número de sentimientos debilitantes en el interior de los niños: desconfianza de la intimidad, un rechazo de la soledad, un sentido de crueldad y de competencia, una actitud materialista, pasividad, timidez frente a lo inesperado, etc. Los niños adquieren habilidades de concentración pobres y un sentido igualmente empobrecido del pasado y del futuro en las escuelas. Esta potente combinación, hace que los niños sean indiferentes ante el mundo adulto y ante el futuro, indiferentes ante casi todo, excepto a la diversión con los juguetes y a la violencia.[15] La inculcación que hace la educación de la impotencia psicológica y de la dependencia, suprime y humilla el talante genuino de los niños y los aliena de su propia naturaleza humana.”[16]

 

Aún más, la escolarización ignora, niega y degrada las inteligencias, los sistemas de conocimientos, al elaborar sistemas de significados y estilos de aprendizaje que no se acomodan a sus parámetros. Por ejemplo, un número de múltiples inteligencias ya han sido identificadas. Entre estas se incluyen la interpersonal, lógica, espacial, natural, verbal, musical, cinética, espiritual, emocional, creativa, etc.[17]; aun cuando  la escolarización todavía niega en todos y cada uno de nosotros, la existencia de todas estas inteligencias. Además su énfasis en el informa - conocimiento – embutiéndonos todos los hechos de memoria y mecanizando trivialidades – hace mofa de todo lo que es significativo para ser completamente humano.[18] Tampoco hay espacio real para la creatividad, para los idiomas / expresiones locales, ni para explorar una variedad de relaciones, u otro tipo de temas.

 

La cultura de la escolarización interioriza dentro de cada niño, que únicamente hay una definición de éxito – llegar a la cumbre de la escala de estatus – poder – control y dominar a los otros. Lógicamente, para llegar a la cumbre uno debe competir. Lanzando un niño contra otro, la escolarización refuerza la noción de que la vida es una inmensa carrera de competencia contra cualquier otro individuo y si uno quiere ganar, lo mejor es estar listo para pelear contra los otros y aplastar a los demás.[19] A través de una implacable selección, clasificando y marcando, año tras año, las escuelas etiquetan a cada niño como de “alto nivel”, “promedio” o “un fracaso”. Este etiquetamiento es hecho de acuerdo con una definición estrecha, en apariencia moderada y un criterio impuesto que no tiene en cuenta las potencialidades específicas de cada niño. A cambio, la escolarización inculca exitosamente en los niños una preferencia y una confianza por la competencia. Esta es una lección que (no sin intención) se articula con el modelo económico dominante / Mercado Global, que prospera sobre los principios de una competencia para descabezar y ubicarse en la jerarquía. La competencia continúa mucho más allá de que se ha dejado de asistir a la escuela, persistiendo dentro de la concepción que se tiene de la vida y de las interacciones en la sociedad. En esta forma, la escolarización tiene éxito en la producción de individuos egoístas y competitivos, cuyos modelos de vida los divide a unos de otros y debilita las formas de colaboración al relacionarse.

 

La Escolarización No Garantiza Puestos de Trabajo o un Brillante Futuro 

 

En forma similar, la promesa de un empleo – menos todavía de lo que es necesario para vivir – es ilusoria. Después de pasar años a través de la escolarización y de gastar un dinero inaccesible, la mayor parte de los jóvenes están o subcalificados para el empleo que desean, o son incapaces de encontrar trabajo en un mercado laboral en el nivel de saturación.[20] En la India, por ejemplo, para 1993 – 1994, la tasa de desempleo en las áreas urbanas fue del 58.6% para los hombres con educación y del 72.5% para las mujeres con educación, y la tasa de desempleo en las áreas rurales  del 60.4% para los hombres con educación y 57.0% para las mujeres con educación.[21] No se trata únicamente de los trabajos que han sido eliminados a causa de la reducción del gobierno o de las empresas corporativas, sino que sin una palanca o una donación (por ejemplo recomendación o soborno), un puesto es en gran medida inalcanzable. Y puesto que la escolarización  ha negado a la juventud el conocimiento y la práctica de los medios de vida tradicionales – o los ha condicionado a creer que tales actividades no estaban a su nivel – se han quedado con pocas opciones para sostenerse ellos mimos.[22]  En esta forma, para muchos, la escolarización falla en hacer efectiva la promesa de “mejores oportunidades en la vida”. De hecho las estadísticas y las correlaciones positivas entre educación y empleo / reducción de la pobreza / salud / democracia quedan seriamente cuestionadas frente a las realidades del pueblo. Lo que es evidente es que en los pasados 50 años, el crecimiento en los niveles de la matrícula / egresos ha sido acompañada por incrementos generales en la inequidad, desempleo, pobreza, vulnerabilidad (política, económica, social y física).

 

La escolarización no elimina inequidades o jerarquías

 

Lejos de cumplir la promesa de “construir una sociedad libre, justa y tolerante, la escolarización realmente alienta la inequidad, la injusticia y la explotación.[23] Ella refuerza muchos de los aspectos estructuralmente opresivos de la sociedad. De hecho, lo que al final aprenden los niños sobre la escuela (sin importar si asisten o no) es que ellos no son tan buenos como esos niños que tienen más, en lo que se refiere a dinero, poder y estatus. Es un círculo vicioso. El acceso y el asenso en el Juego de la escalera poder – estatus, depende de la calificación académica que tenga la persona, la cual a su turno depende del nivel de riqueza y poder que la persona tiene para lograr esas calificaciones. La ventaja es mayor para aquellos que han pagado más por sus grados académicos (por ejemplo, para quienes se matriculan en las escuelas y universidades de élite).[24] De acuerdo con Everett Reimer (1972), “mientras el estatus económico está ampliamente en función del nivel del que sale el estudiante, el poder dentro de la sociedad depende más de la clasificación que se lleva a cabo cuando el egresado de un colegio entra a la universidad… La jerarquía estatal, tanto como la local y la nacional, son resultado de la lotería universitaria. Inclusive las agencias internacionales son regidas por graduados de una docena de las más famosas universidades del mundo.[25]

 

Este tipo de segregación también es promovida a nivel internacional. “La escolarización obligatoria… valora los países del mundo de acuerdo con un sistema internacional de castas. Los países son clasificados como castas, cuya dignidad educativa está determinada por el promedio de años de escolarización de sus ciudadanos, clasificación que está estrechamente correlacionada con el PIB per cápita, lo que resulta más doloroso.[26] De esta forma, en lugar de asegurar tolerancia, justicia y humildad, la escolarización realmente promueve la segregación, opresión y el mantenimiento del estatus quo.

 

La escolarización no empondera a la persona para retar / cambiar el sistema.

 

Hoy, el emponderamiento está definido básicamente en términos de la cantidad de control y de poder que se tiene para negociar dentro del mercado formal y de las estructuras del estado. La escolarización promete conducir al emponderamiento a los grupos socialmente mayoritarios mediante el proceso de incrementar su capacidad de aprovechar los recursos para moverse en estas avenidas – sean recursos monetarios (ingresos), tecnología, o información - conocimiento. (Nota: estos son los únicos tres recursos reconocidos por el Mercado y el Estado, y en consecuencia son los únicos tres deseados en la actualidad). La relación entre escolarización y emponderamiento es expresada de esta forma: (1) la escolarización ayuda a la persona a adquirir los recursos demandados por el Estado y el Mercado; (2) la escolarización por tanto permite a la persona llegar a ser parte de las mayorías; y (3) hacer parte de las mayorías / status quo, es lo mismo que estar “emponderado”.

 

Al convencer a las personas que el medio para Progresar es amasar suficiente dinero, embelecos, artimañas tecnológicas y conocimiento (tal como es definido por el Sistema) con miras a hacer parte de la élite, la escolarización asegura de esta forma que se mantenga el status quo. En el momento en que las “cuatro quintas partes del mundo” llegan a quedar aleccionadas con el mito de que ellas también pueden ser miembros de “la otra quinta parte del mundo”[27] si van a la escuela y trabajan duro,[28] estos frutos de la escolarización terminan defendiendo el auténtico Sistema que les niega a ellos la libertad y el vivir dignamente. Las personas se convierten en unidades económicas en lugar de seres humanos, continuamente luchando para dar lo mejor de sí y en esta forma subir rápida y desesperadamente la escalera del poder – estatus - control y unirse al rango de la élite. Las necesidades de la opresiva economía de mercado y la codicia del Norte - de más productos, eficiencia y abastecimiento al consumidor – son de este modo mecánicamente (y en forma muy conveniente) aceptados por el prototipo de trabajador - consumidor - ciudadano obediente que nunca realiza completamente el ascenso.[29] En otras palabras, la escolarización inculca la visión de que la actividad económica y el consumo son los símbolos del verdadero Desarrollo y que los seres humanos son medios para tal fin (como mercancías, recursos o capital). La deshumanización avanza aún más, en el momento en que a cada ser humano  se le adjunta una etiqueta que hace referencia a los diferentes niveles de conocimiento o competencia y en consecuencia demanda de ciertas cuantías de mercancías.

 

Desafortunadamente, estos razonamientos demuestran precisamente como la escolarización impide a los individuos y a las colectividades el retar de verdad al Sistema en el nivel macro y a sus manifestaciones en el nivel micro para crear mejores mundos para la humanidad. La escolarización, arraiga el estatus quo y encumbra el cinismo de que “así son las cosas”, y elimina tanto la creatividad como la responsabilidad de explorar  otras posibilidades. Raramente fomenta la esperanza y la convicción  de que el mundo puede ser mejor y de que nosotros - quien quiera que seamos – tenemos el poder para hacerlo. De hecho, la educación tal como existe en las escuelas doblega el espíritu de los individuos y de las colectividades. Los hace ser inseguros, desprotegidos y vulnerables, dependientes de la escolarización y de las instituciones copartícipes (Estado, mercado, etc,) e incapaces para imaginar otros arreglos posibles para el aprendizaje y el crecimiento.

 

Incrementando la Potencia de los Mitos

 

La escolarización, no sólo falla en otorgar lo que ha prometido, sino lo que es peor, se apropia o desvaloriza de todos los otros espacios y recursos culturales, sociales, políticos, y económicos. Al homogeneizar conceptualizaciones de formas de vida y de organización que son diversas y locales, ella disminuye o corrompe los espacios que previamente fortalecieron los lazos de interdependencia comunitarios. Esta adulteración de lo local hace más potentes los mitos, ya que elimina la posibilidad de lograr los mismos propósitos (por ejemplo, la exploración de todo el potencial personal, el asegurar la niñez, lograr la equidad y la justicia, y el retar y cambiar el Sistema) de otra forma, por otras relaciones y en otros espacios.

 

Por ejemplo, al restringir el saber, la elaboración significativa y el conocimiento, a solamente al dato informativo o “Conocimiento General", a los niños se les carga con información completamente irrelevante y frecuentemente de manera resumida sobre sus realidades sociales. En esta forma, aislados de todos los otros sistemas de conocimiento  con miras al diálogo, la negociación y la comprensión, que no sea el de la estructura curricular / conceptual del sistema escolar (o cuestionarios de concursos al estilo de Kaun Banega Crorepati), los niños empiezan a mirar a sus padres, vecinos, comunidades como “atrasados”, “analfabetos” e “ignorantes”. Esa  actitud arrogante los conduce a menospreciar las formas de ganarse la vida tradicionales y las condiciones de vida cuando se orientan a un sustento con aportes mancomunados. Al prescindir en forma efectiva de estas oportunidades de hacer frente a las propias necesidades físicas y de relacionarse con otros de una manera colaboradora, la escolarización incrementa nuestra propia dependencia respecto a los empleos y el dinero, y en consecuencia del gobierno y la economía de mercado.

 

Los esfuerzos para promover el nivel pre-escolar y la educación a una edad temprana[30], quieren decir una ampliación de la apropiación de los espacios con el fin de construir lazos sociales, valores, relaciones, conocimientos, prioridades, etc. La responsabilidad y el sitio de aprendizaje de los niños se pasa de los hogares  y su entorno inmediato a los linderos de la escuela. Al igual que los medios de comunicación, la escolarización también drena la calidad del tiempo familiar. Ahora los niños gastan más de seis horas al día en la escuela, luego usa el tiempo que le queda antes de dormir para hacer las tareas e ir a las clases particulares. La mayor parte del diálogo entre los niños y los padres / adultos está limitado a asuntos relacionados con la escuela; las otras formas de interacción o relación están rápidamente desapareciendo. Hasta en el juego uno de los más populares es “Jugar a la maestra” donde los niños imitan la situación del salón de clase y se hacen preguntas unos a otros sobre matemáticas y otros problemas.[31] En pocas palabras la escuela ha penetrado en la vida diaria de la familia y la comunidad, negando otros valiosos espacios destinados a vivir y a crecer. Esta negación es tanto más desafortunada por cuanto ninguna institución en particular puede sustentar la vibración, diversidad e interdependencia de los seres humanos.

 

En este sentido, la escolarización falla en el cumplimiento de las promesas que hace, y además socava en forma fundamental nuestra dignidad humana individual o colectiva. Comenzando con perpetuar la competencia y las jerarquías hasta el inculcar categorías deshumanizadoras, que contaminan nuestras relaciones y comprensiones del Ser y de la Comunidad, la escolarización ataca la verdadera esencia de aquello que significa ser humano. En realidad, cualquier cosa que se caracterice a sí misma como “obligatoria” es antieducativa[32] por ello ni respeta, ni valora un marco de la dignidad humana. En cambio, la escolarización engendra con éxito el conflicto, la injusticia, el odio, el egoísmo, la codicia y otras cualidades que entorpecen al extremo nuestra obligación con la humanidad y la compasión del uno por el otro.

 

Por qué las escuelas alternativas / no - formales no son un Reto para los Mitos

 

Anticipamos que la primera respuesta a las anteriores críticas será “Nosotros vemos estos problemas pero estamos recomendando escuelas de buena calidad,[33] alternativas que evitarán los problemas que usted describe y que tendrán éxito en hacer que los “mitos” lleguen a ser realidad. A esto es a lo que estamos refiriéndonos cuando demandamos que la Educación sea un Derecho Fundamental. Realmente para muchos, la carta de “la escuela alternativa de buena calidad” o “la escuela no formal” se revalora en la jugada como la única esperanza para alcanzar las promesas de la escolarización. Pero lo que debe ser admitido es que la escolarización alternativa / no formal no difiere sustancialmente de la escolarización normal. Lejos de cuestionar las fallas inherentes en el sistema de escolarización perpetúan la legitimación de los procesos, relaciones, propósitos y valores del modelo dominante de escolarización por ejemplo, la mayoría de las escuelas alternativas, todavía:

 

-         Segregan los niños por grupos de edad y de la vida real;

-         Perpetúan el mito de la meritocracia, al sentenciar “todos pueden tener éxito si trabajan duro”;

-         Insisten en que el aprendizaje ocurre únicamente dentro del espacio de la escuela;

-         Imponen un conjunto de patrones curriculares y lo etiqueta como “necesario” o “básico”;

-         Ofrecen a quienes aprenden poca autonomía para tomar decisiones o gobernar y definir su propio aprendizaje;

-         Creen que los maestros / monitores no tienen nada que aprender;

-         Perciben a los maestros solamente como individuos adultos que instruyen en las escuelas;

-         No creen, que el aprendizaje puede darse sin la guía de un experto;

-         Ven el conocimiento como una mercancía;

-         Incluyen varias mediciones de prueba y la competitividad entre los estudiantes;

-         Definen el “éxito” y el “progreso” en términos de riqueza, poder y estatus;

-         Aíslan / niegan lo local para sobreenfatizar en lo global;

-         No cuestionan críticamente la hegemonía de Desarrollo, Ciencia Occidental, la Nación - Estado, el Libre Mercado;

-         Y en cambio incrementan la dependencia respecto de estas estructuras / instituciones explotadoras.

 

Aunque esta lista no es exhaustiva, es ilustrativa de varios de los elementos que componen la “cultura de la escolarización”. Debemos aclarar que hay una diferencia entre las escuelas en cuanto espacio físico y escolarización como un marco cultural. Teóricamente no hay nada malo en pensar en que diferentes personas lleguen a estar juntas en un espacio para compartir sus ideas, crear, argumentar, aprender y crecer. Desafortunadamente la cultura de la escolarización impide que ocurra tal tipo de proceso en forma real. Más importante aún, estos elementos vienen como en un solo paquete o no vienen. Aunque individualmente, una escuela alternativa puede proclamar que no practica uno (o algunos pocos) de esos elementos, en tanto se llegue a considerar un solo elemento, se está dando cumplimiento a todos ellos en algún grado.

 

Por ejemplo, en casi todas las iniciativas “alternativas” los estudiantes son final y oficialmente reincorporados dentro del sistema político, económico y social cuya violencia inspiró eso que se ha llamado alternativo. Esta expectativa  autoriza el que haya un nivel de anuencia entre la Educación ofrecida por las escuelas alternativas y la educación ofrecida por la corriente dominante. Las “Alternativas” también continúan la segregación clasista de la escolarización dominante, al aceptar dos categorías: las costosas Woodstock y las Escuelas Doon, las cuales prestan sus servicios a los niños ricos de la élite; o las Shiksha Karma / NFE, escuelas de pueblo para los niños “pobres” del campo. Los dos mantienen el mismo modelo de Desarrollo y Progreso opresivo y selectivo y entonces fallan en hacer efectiva la promesa de que la educación trae Éxito. Al hacerlo en esta forma, se viola la dignidad humana en gran medida y en distintos niveles.

 

El lenguaje usado en el discurso global ordinario al hablar de educación es igualmente engañoso. Al igual que las escuelas “alternativas”, también encubren el hecho de que está reafirmando el status quo de la escolarización. A primera vista, el cambio verbal parece ser considerable: escolarización se ha reemplazado por (aprendizaje continuado) educación continuada, los estudiantes son llamados ahora educandos y las escuelas son empaquetadas como instituciones educativas. El esfuerzo lingüístico aparentemente significa pasar de una dimensión / enfoque cuantitativo a uno cualitativo. Además, como en las escuelas “alternativas”, este juego de palabras es engañoso y la manera cómo ellas retan a fondo la escolarización - se ha refundido. De hecho, las “nuevas” palabras continúan representando y funcionando como los términos originales; ellas describen procesos, actores y espacios que permanecen en consonancia con la cultura reglamentaria de la escolarización y por tanto son un ataque más a la dignidad humana.

 

II.  La naturaleza destructiva de la Campaña

 

Al reiterar que la escolarización sea universalizada, la Campaña por un derecho Fundamental a la Educación en India parece sacada de la campaña Educación para Todos. La Campaña para que la Educación sea un derecho Fundamental, es problemática por varia razones. En primer lugar, amplía y legitima las violaciones de la dignidad humana inherentes a la escolarización. Irónicamente, pone la escolarización en la misma categoría que “libertad de expresión” y “libertad de asociación”, aun cuando la escolarización, muy frecuentemente atropella estos dos tipos de libertad. En segundo lugar, supone que todos los Hindúes (y todas las personas en este caso) requieren de un sistema de escolarización para llegar a vivir con dignidad. Esta posición niega las formas de aprendizaje informal, rebaja las conceptuaciones contexto - sensitivas de la vida organizada, y amarra libertades y posibilidades de elegir. Implícito (y frecuentemente en forma explícita) esta pretensión, considera que los padres, los ámbitos de vida u otras fuentes y espacios de aprendizaje no son tan buenos / significativos / relevantes como la escolarización. En esta forma, invadiendo, apropiándose o eliminando otros espacios de aprendizaje se justifica porque los seres humanos son considerados como incapaces de aprender en otro sitio diferente a las escuelas.

 

Adicionalmente a su contenido (o falta del mismo), la forma de la Campaña en si misma es violenta. Por naturaleza una campaña es un método de acción social agresivo, orientado a un objetivo y planificado, diseñado para comprometer sectores de la sociedad en torno a un resultado predefinido. Las campañas involucran la movilización de un apoyo público masivo por medio de consignas y argumentos, que usualmente enfatizan en una idea de carencia y / o injusticia. Se busca presionar  gestión por parte del Estado o de una institución similar, mostrando señales de que el público está rebelándose o desaprueba  las razones o el funcionamiento del Estado y está exigiendo una determinada acción. De esta manera, las campañas comprenden un amplio grado de belicismo y superioridad moral. Inconfundiblemente, lo característico, es  que su ataque a las instituciones sea frecuentemente dirigido por grupos selectos de personas para fines particulares.

 

Por ejemplo, un grupo de ONG´s (Fundación Aga Khan, Boda, CRY, ICICI, Fundación MV, Nacional Foundation for India, Nacional Law School of India University, Pratham, PRIA, UNICEF) están conduciendo la Campaña Nacional por el Derecho  Fundamental a la Educación. La Campaña está tratando de presionar al Estado para que haga de la educación un derecho fundamental, con el trámite de la 83ª Ley de Enmienda (en el momento pendiente de una segunda relatoría en el Lok Sabha*). Para lograr su propósito, las ONG´s están constituyendo una red entre ellas y llamando a varias partes del país para lograr mayor presión a favor de la Ley. La justificación de toda la Campaña tiene como fundamento las promesas consagradas por la escolarización.

 

Sin embargo, la naturaleza agresiva de la Campaña, presenta varios problemas. Primeramente,  restringe ampliamente el diálogo sustantivo al tema en cuestión. Las oportunidades de hacer preguntas de más profundidad o criticas sobre la racionalidad o las implicaciones de la demanda son negadas, con la afirmación de que dicho procedimiento reduciría el impulso necesitado para mantener el interés y el apoyo público. Por lo tanto, la contribución del público queda limitada a hacer ruido o firmar las peticiones; raramente se llega al nivel de la reflexión, el cuestionamiento o el debate señalado como “injusticia del momento”. En esta forma, la campaña sólo esta preocupada por el contenido de su propuesta. Como un caballo en el contexto del paisaje. Usando propaganda para asegurar su versión como única respuesta, impide el surgimiento de cualquier otra perspectiva o comprensión del problema.

 

Al limitar el espacio para la divergencia, el cuestionamiento u otro marco conceptual, se garantiza que la energía y los recursos serán vana y obstinadamente invertidos en una dirección particular. Al centrarse en el aspecto de los “derechos” la Campaña Nacional por el Derecho Fundamental a la Educación, desvía en forma efectiva la atención de las cuestiones más fundamentales en torno a la escolaridad, la educación y la sociedad. Cuando se analiza y se debaten los problemas de la educación, hay muy poco análisis sobre los propósitos a los que sirve la educación y muy poca reflexión sobre lo que ella ha logrado en las últimas décadas. Por ejemplo, no se examina el incremento de los eventos de suicidio y depresión en Kerala, a pesar de su valorado estatus por haber logrado el nivel de alfabetización del 93%. Tampoco hay un debate de por qué la noción de educación predominante ha fracasado; la forma cómo la educación está conectada con las nociones de Desarrollo, Progreso, Ciencia / Tecnología, Nación - Estado que predominan; quién se beneficia de la educación y por qué; o cualquier otro cuestionamiento fundamentado e importante. No es solamente el que se ignore el paisaje sino el preguntarse qué se encuentra al final del camino.

 

Además, mientras muchos documentos exudan retórica sobre los logros educativos en cuanto “libertad, igualdad, justicia y paz para todos”, no hay definición – y mucho menos discusión – sobre lo que estos términos significan. Parece ser que la mayor parte de los compañeros de la Alianza sienten que no hay necesidad de cuestionarlos y en cambio están satisfechos de adherir lo que consideran “universal” (es decir, de la elite occidental). En forma similar, aunque el discurso educativo de hoy, reconoce la diversidad inherente en la vida, la estandarización y rigidez de sus objetivos y estrategias, sugiere que es sólo de labios para fuera la consideración que está siendo dada a la complejidad y al contexto. Finalmente los continuos  pedidos para que se aumenten las asignaciones de recursos para educación (básica, superior, a distancia, etc.) no se pregunta: si habrá siempre los recursos suficientes. Los gastos y por tanto las necesidades de recursos pueden no tener final. Podemos simplemente continuar aumentando las participaciones presupuéstales, ya sea con más escuelas, más niveles educativos, o más cursos, elaborando más “necesidades educativas” para demandar más y más recursos continuamente. Pero aún si esas necesidades de recursos son cubiertas, la pregunta más importante es ¿cómo llegar a resolver la más grande crisis socioeconómica que afronta la India hoy? [34].  

 

El contra argumento más frecuentemente hecho a esta crítica es que “No estamos ignorando estas cuestiones fundamentales pero sólo podemos tomarlas en cuenta después de lograr la escolarización para todos”. O “No necesitamos tener a priori una visión del Desarrollo, o una concepción del Progreso para propugnar por una escolarización para todos”. El que la Campaña al llevar a cabo sus estrategias en forma indulgente, asuma que esa visión puede ser “concretada” o decidida con posterioridad es como recetar y forzar la toma de un medicamento a una persona que aun no ha sido diagnosticada de alguna enfermedad. Es ir en contra del sentido común, formular una acción antes de sopesar sus consecuencias, al ignorar puntos fundamentales y no permitir un espacio para el diálogo adecuado.

 

También hace que uno se pregunte en qué vacío viven los propugnadores de la Campaña. Pasar por alto las conexiones tan altamente  significativas entre Escolarización, Desarrollo, Nación – Estado, Ciencia, etc., es o un signo de ingenuidad, o ignorancia, o apatía, especialmente dado el extenso debate y controversia en torno a estas instituciones. Necesitamos pensar sobre sus funciones, relaciones, los distintos contextos en los cuales ellas operan, sus propósitos y objetivos. El hacerlo en esta forma, nos liga posteriormente con ciertas estructuras delimitando nuestro espacio con el fin de tener una reflexión y una acción creativas.

 

La superficialidad y la prisa de dichas réplicas, hace sospechosos los papeles y las motivaciones de los gestores de la Campaña. Hoy las ONG´S (que ahora se hacen llamar Organizaciones de la Sociedad Civil) proclaman que ellas representan a las masas, a las mayorías sociales, al “pueblo”. Es de esta forma, que la participación de las ONG´s en la mesa redonda da cumplimiento a los requerimientos de compromiso con la comunidad, en el momento de la toma de decisiones y planificación de las estrategias educativas. Pero si el problema original, consistió en que no podía confiarse en la focalización de las necesidades reales del pueblo por parte del Gobierno (en tanto que designado “electo que representa al pueblo”), entonces es bastante paradójico que cualquier grupo no gubernamental llegue a legitimarse sin cuestionamiento. Las ONG´S que exponen sus opiniones como estandarte “del pueblo” no son de ninguna forma, elegidas ni escogidas por el pueblo al que ellas proclaman servir / representar. Por tanto, ¿cómo pueden ser consideradas la voz del pueblo?.

 

Aun es más irónico, dado que los trabajos / proyectos de la mayoría de las ONG´S provienen de contratos con organismos del Gobierno o de instituciones donantes bilaterales o multilaterales que ayudan y  secundan el mismo Sistema que perpetúa la opresión. Realmente la mayoría de las ONG´s son agentes - asistentes que reproducen su propia dependencia en lugar de ser agentes catalizadores que potencian al pueblo para que sea independiente del Estado y del mercado. El sector ha emergido como industria propia – con un cabildeo poderoso que conforma sus funciones de acuerdo con la agenda social más lucrativa. Por ejemplo, parece ser que muchas de las ONG´s involucradas en la campaña no se preocupan / creen en ella y mucho menos, comprenden  la profundidad de sus implicaciones.[35] Esto nos hace preguntar si ellas se han convertido simplemente en participantes de la campaña para no inquietar a sus patrocinadores.

 

III. Si la Escolarización y la Campaña Presentan tantos  Problemas, Entonces ¿Por Qué Están Impulsándola?: Las Implicaciones de la Declaración de la Educación como Derecho Fundamental.

 

Si estamos de acuerdo, aunque sea sólo en parte, con los anteriores problemas de la escolarización y con el estilo de la Campaña, entonces surge naturalmente la pregunta: ¿por qué hay el deseo de declararla como un derecho fundamental? Para responder a esta pregunta debemos examinar quién se beneficia de la expansión de la escolarización.

 

En la actualidad la educación es un Gran Negocio, negocio del cual las corporaciones, el gobierno, los donantes, los medios de comunicación y el sector de las ONG´s todos intervienen para beneficiarse. Por ejemplo, las pautas para los contenidos de la educación diseñados en El Marco Integrado de la Educación por la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos (1995) sugiere que:

 

“Es necesario introducir dentro de los currículos, en todos los niveles, la verdadera educación para la ciudadanía la cual incluye una dimensión internacional… Sería deseable por ello que los documentos de UNESCO y de otras instituciones de las Naciones Unidas sean ampliamente distribuidos y usados en los establecimientos educativos, especialmente en aquellos países donde los materiales de enseñanza son provistos con lentitud debido a las dificultades económicas.”[36]

 

Quien se va a beneficiar  de esta distribución de textos y materiales curriculares a lo ancho del mundo, queda claro. Es una cuantía de billones de dólares para las compañías del Norte, que escribirán, producirán, quedarán con los derechos de producción, imprimirán y distribuirán los materiales que explicarán a nuestros niños lo que es “la verdadera educación para la ciudadanía”. Así mismo, significa ahogar y por tanto eliminar la producción de materiales curriculares autóctonos en los países, de manera tal que el contenido educativo refleja un sesgo septentrional (con frecuencia con ideología ocultada) en lugar de tener un fundamento arraigado contextualmente.[37]

 

En la misma India, el sector de la educación consume miles de crores[38], de rupias cada año. Haciendo unos pocos cálculos de manera rápida, podemos ver que en un año escolar, el total del mercado por uniformes en rupias equivale a 3.000 crores y por papelería a 3.000[39]. Añádase a esto el costo de la construcción de escuelas, los muebles escolares, los suministros, sin mencionar los salarios del personal docente y administrativo o la misma capacitación; entonces, es claro que los negocios del sistema escolar son una empresa monumental.           

 

El lector perspicaz se podría preguntar, “¿Pero entonces, por qué declarar la educación un derecho fundamental? Mientras el sistema educativo se mantenga, estos sectores (Estado, mercado, ONG´s, etc.) no continuarán beneficiándose? ¿Por qué deberíamos preocuparnos si ellos están presionando para que la escolarización sea un “derecho humano”? ¿En qué cambian las cosas? Estas preguntas tocan el quid del problema. Cuando la educación se ratifique en la Constitución como derecho fundamental, entonces el Estado será presionado para que incremente el nivel de los subsidios que provee al sector. Este incremento implicará una reducción del gasto en otros sectores sociales, una elevación de los impuestos normales y lo más importante, a la consecución de más préstamos internacionales. Además en la perspectiva del anterior análisis sobre el eje Estado – Mercado – ONG´s, queda claro que estos subsidios públicos, en su mayoría, llenarán los cofres de las corporaciones privadas y ONG´s. El sector privado podrá beneficiarse más en aquellos países cuyos gobiernos no puedan dictaminar sobre el Derecho Fundamental, al tiempo que se les presionará para que abran sus mercados educativos domésticos  a las compañías extranjeras para que provean los “servicios necesarios” (es decir, mayor globalización). Y cuando cada niño deba ser matriculado en las escuelas, a las familias individuales y a las comunidades se les presionará a aumentar sus gastos en esta área. De esta forma, el negocio de la educación asegurará la generación del beneficio.

 

Hay otra implicación más sutil en la declaración de la educación como derecho fundamental: Primero, la escolarización es presentada como un fenómeno que va a ser universal, lo que consecuentemente se une al llamado por una “igualdad global” de la educación. En segundo lugar dicha declaración legitima y arraiga aun más una visión particular de la Globalización y el Desarrollo y, por tanto, de un marco completo de derechos, propiedades, consumo, producción, relaciones, valores, etc. En tercer lugar, abre las puertas a los juicios y fallos internacionales. El examen secuencial de cada uno de estos resultados, aclara como son de graves las implicaciones de la Campaña y por que deben ser confrontadas.

 

La Apariencia de Universalismo

 

Denominar a algo como “Derecho Fundamental” sugiere que es universal – una característica / valor / creencia que todos los seres humanos comparten tanto dentro como a entre los diversos límites culturales, lingüísticos, nacionales, étnicos, de género y por parte de todas las generaciones pasadas, presentes y futuras. El problema con el universalismo, no es tanto que busque las equivalencias entre los seres humanos (las que realmente podrían ser muchas), sino que las presenta como incuestionablemente absolutas y a las cuales todas las personas deben ajustarse. Ya sea que provengan de un temor a las diferencias o del deseo de unificar al género humano, dichas universalizaciones dejan poco espacio para la diversidad, complejidad, conflicto, creatividad y el diálogo en torno a serios interrogantes sobre qué significa ser humano y cómo conceptuamos la realidad.[40] En esta forma, el universalismo postula la creencia de que todos quieren la misma clase de vida y necesitan la misma clase y cantidad de recursos para existir, prosperar y estar en paz.

 

Cuando la Educación es presentada como un universal, puede “legítimamente” eliminar la diversidad de los contextos de aprendizaje y homogenizar a todos los individuos o colectividades dentro de un modelo o visión dominante de escolarización. Mientras Educación Para Todos, por lo menos llegó a compromisos superficiales con la diversidad y la pluralidad del género humano y con sus conceptos de educación, la Alianza Nacional por la Educación como Derecho Fundamental, se quita la máscara. Categóricamente consigna que los “factores que impiden la universalización de la educación básica son más de naturaleza social, política y cultural.[41]  En otras palabras “las diferencias en belleza y riqueza de la gente” son el problema, porque ellas se atraviesan en el camino para la construcción de una institución a la medida de todos. Así en lugar de reconocer que la universalización es imposible dentro del clima de la diversidad humana, la Alianza enfatiza en gran escala un trabajo que es cuestionable. Ellos van más allá, sugieren la estandarización de las técnicas pedagógicas para asegurar la calidad y la igualdad de la educación en la India – irrespetando contextos, lengua o comunidades. En esta forma la Alianza continúa el despojo de todos esos líderes modernos de la India que llaman a la “Unidad en la Diversidad – un eslogan que más frecuentemente que lo contrario, ha matado la diversidad y la ha sustituido por un patriotismo superficial “de corazón palpitante”. Da la impresión que los llamados del Norte a una “igualdad universal” se ven amenazados por lo que es pluridiverso.  Ellos no reconocen que las diferencias en habilidades, deseos, conceptualizaciones de la vida y modos de vida, sistemas de culturas y conocimientos puedan (lo que de hecho sucede) coexistir, que estén constantemente cambiando y que deban ser respetados.[42]

 

Por supuesto sus dudas y rechazo de la diversidad son comprensibles. El reconocer la diversidad entre los seres humanos significaría ceder en sus feudos de poder y punto de vista y también aceptar que la construcción de relaciones y de comercio quedarían en manos de las mayorías sociales del mundo. No solamente está que en las personas que no tuvieron confianza para conocer lo que era bueno para ellos mismos se puede confiar que tengan claro lo que es “bueno”, sino la mayor probabilidad de que sus sistemas de valores determinados localmente puedan erosionar la masiva orquestación de poder y control (como se ha visto en lo referido al Desarrollo, Globalización, Derechos Humanos, Progreso, Ciencia y Tecnología) amasados, reforzados y perpetuados por el Norte.

 

Cómo la Igualdad Universal, Justifica la Globalización, el Desarrollo y Otras Formas de Progreso

 

La máscara moral de la igualdad es el aspecto más insidioso del universalismo. Cuando la “igualdad” se toma como medio para que todo ser humano sea básicamente lo mismo – muy parecido a los productos clonados empacados en una fábrica – se da rienda suelta a la homogenización. El más obvio ejemplo de esta “mismisidad”, igualación, es la destrucción de las lenguas en todo el mundo, donde la perspectiva es que “un 90 por ciento del total de lenguas del mundo (entre 3.600 y 5.400) quedarán amenazadas de extinción en el próximo siglo” [43]. Esta versión de igualdad, no sólo impide cualquier observación sobre las que podrían ser otras definiciones de igualdad, tales como la promoción y respeto por la diversidad o la eliminación de jerarquías y la explotación, etc. – sino que además apunta a ser una orden. Si todas las personas comparten un conjunto común de derechos humanos universales y por ello son “iguales”, todos deben tener igual acceso a los recursos, de modo que ellos tienen igual oportunidad para llegar a ser “desarrollados” (como los Estados Unidos). En términos de la Campaña, el recurso crucial al que se necesita acceder es la escolarización.

 

Como quedó establecido previamente, la Educación promete Progreso y en forma sobresaliente una vida y mejores oportunidades de existencia para uno, de manera que con el tiempo, todos nosotros (individuos y naciones) alcanzaremos el Desarrollo. El Universalismo reafirma el camino ya allanado por el Norte; hace resonar la idea de que es deseable y posible para nuestros países subdesarrollados obtener el poder monetario (y por tanto político) y el estándar de vida que tienen nuestros llamados Hermanos Mayores Desarrollados. De verdad, tenemos “igual derecho” a lo mismo. El mesías universal de la humanidad – Ciencia y Tecnología – de nuevo alimentará nuestra fe en que el Progreso es posible para un número infinito de personas y llegará un día en el que todos los países en desarrollo tendrán la posibilidad de controlar sus destinos y participar activamente en el sistema de poder. En esta forma exaltando los valores de la Ciencia (objetividad, neutralidad, racionalidad, lógica, imparcialidad, verificabilidad, evidencia, eficiencia, descomposición en partes, predictibilidad, conmutabilidad, estandarización, arrogancia, manipulación, jerarquía, competencia, aislamiento, etc.), el universalismo encuentra otro ángulo desde el cual se pueda rechazar la diversidad, complejidad, compasión, conciencia, moralidad, colectivos  / comunidades, etc.

 

La educación está intricadamente ligada a estos mitos, tanto como al marco general de la Globalización y el Desarrollo. La sección anterior, (que describe los problemas de la escolarización) demostró esto claramente.[44] Pero cuando la escolarización sea declarada un derecho fundamental, se tendrá mayor justificación para adscribir y perpetuar ese modelo egocéntrico, obsesivo y explotador. Nuevamente, la Alianza Nacional declara esto sin redondeos: No funcionará de “forma que pueda socavar, nacional o internacionalmente, los logros de los últimos cincuenta años y la larga historia de reformas sociales y luchas por la independencia (en India)”  pero al mismo tiempo busca “asegurar que TODOS los niños estén en la escuela y que aprendan”[45] De esta manera, el papel de la Educación en la perpetuación de este modelo de Desarrollo es menos notoria. Ella asegura que un continuo suministro de personas “educadas” obedecerán las órdenes, reafirma el status quo, y continúa siempre dentro del mismo camino del Progreso.

 

Cuando tal nexo Desarrollo – Igualdad, es considerado un derecho humano inherente y la Educación es vista como la primera precondición para ello, entonces la Campaña defiende el descubrimiento de que ambos se hallan en un plano de alto nivel – con una obligación moral – el asegurar el acceso a la escolarización de todo el mundo. El Derecho a la Educación se convierte en el Santo Grial, una altruística batalla ganada “para el bien de la gente”. El que otras maneras de vivir puedan ser deseadas, que la educación no pueda conducir al desarrollo de Todos y que los Derechos Humanos Universales puedan involucrar agendas escondidas, son posibilidades convenientemente pasadas por alto por los soldados morales de la Campaña.

 

En esta forma la promesa mítica de la “igualdad universal” en forma natural, robustece el mantra corriente de Globalización y añade un fuego a la agitada causa del Desarrollo. La necesidad de plasmar un eslabón entre globalización y un marco global de los derechos humanos es claramente auto - explicativa. Se nutre convenientemente de la retórica de la “aldea global”: si todos nosotros estamos comprometidos con la “empresa global de una humanidad común e interconectada, un destino compartido” - si nosotros somos lo mismo – entonces nosotros tenemos los mismos deseos y por tanto compartimos (y necesitamos) el mismo contenido de derechos humanos. Así, la igualdad universal inserta en el marco de los Derechos Humanos, proporciona una adecuada “moraleja” para la capacidad destructora de la Globalización y del Desarrollo; ya que si ellas están actuando “por el bien de las personas”, entonces ellas han probado que son lo mejor. Si ellas son lo mejor, entonces como pueden ser criticadas o desmanteladas?

 

 

 

Hacer camino para que se imponga

 

No es sorprendente, que el eje Estado – Mercado – Academia, formule no solamente lo que son los derechos humanos y la razón de ellos, sino también lo que constituye Globalización y Desarrollo. Tampoco, es raro, que “el elemento auténticamente universal” determina que se califica como conocimiento, y que sea el que determina la lógica de, siempre masculino, Europeo, [o Americano blanco], heterosexual y [rico, alto] clase media (o para decirlo de otra forma, nunca fuera femenino, no – europeo, homosexual o pobre)”[46] En otras palabras, una minoría de la élite selecta empuña el poder y el control para tomar decisiones por el bien de las mayorías marginadas del mundo. Pero ellos no tienen únicamente la posibilidad de decidir lo que constituye un “Derecho Humano”, también tienen la posibilidad de hacer que se cumpla.

 

En términos de educación, lo anterior significa que las mismas instituciones Estado –  Mercado – ONG´s – Academia, que están presionando por la Educación como un Derecho Fundamental son las que se benefician del asunto. Un ejemplo de este engaño (o ridiculez) es que el organismo principalmente responsable de garantizar que la Educación sea un Derecho Fundamental sea el principal miembro / beneficiario de ese eje – el Estado. El declarar la escolarización un Derecho fundamental, en realidad incrementa el poder y la autonomía del Estado sobre las comunidades locales. Los espacios de elección independiente y de resistencia serán usurpados bajo la forma de una violación legal de los derechos de los niños. Más aun, en una economía globalizada, liberalizada y privatizada, es evidente que el Estado con frecuencia opera en un acuerdo general con los caprichos del mercado frente al poderoso cabildeo de los grupos de interés económico. ¿Qué estamos diciendo entonces? Que quienes definen, se benefician y abogan por la Campaña por un Derecho Fundamental para la Educación, todos pertenecen a la misma pequeña élite global.

 

Permítanos dar un ejemplo ficticio (aunque bastante posible) de cómo funciona este peligroso eje: la próxima campaña podría pedir “suprimir las operaciones con calculadoras”, en el momento en que los computadores son considerados como el mejor medio de aprendizaje, de acceso al mundo, de ganar contacto, etc. por los académicos de estilo occidental y por los funcionarios del gobierno. Entonces, en interés de la “igualdad” la campaña pedirá que todo el mundo tenga el “derecho fundamental” a un computador y el que deba de ser dotado con uno de ellos. El Estado deberá, por lo mismo, subsidiar la dotación con fondos públicos, dado que el equipamiento / tecnología estará por encima del poder de compra de las mayorías. Pero ¿en dónde comprará el Estado este equipamiento? Y ¿quién asegurará que las mayorías aprendan a usar el computador de acuerdo con la Campaña General de Computadores del gobierno? El declarar el “derecho al computador” obviamente beneficia al Mercado y a las ONG´s. Les permitirá afianzarse aún más como instituciones indiscutibles e inamovibles y refuerza la dependencia de las personas respecto de ellas. Los países, presionarán para que se les provea de “Computadores para Todos” y aquellos que no lo emprendan afrontarán sanciones y se considerarán violadores de los Derechos Humanos.

 

Cuando un muy selecto grupo de personas presiona por una estandarización universal de los derechos, entonces imponen al género humano un conjunto de criterios para que se definan a si mismos. Y lo peor, infligen “castigos” a aquellos que fallan en su cumplimiento. En un nivel internacional, se pedirán las sanciones y la entrada de las “fuerzas de paz” a los países; mientras que en el nivel nacional, los gobiernos usarán sus fuerzas militares para “persuadir” a provincias / estados que incumplen. La violencia reforzando una estrecha concepción de la dignidad humana, es en sí misma una violación de la dignidad humana. No permite espacios para el diálogo sobre otras conceptualizaciones acerca de la existencia y de la organización e irónicamente socava la libertad innata de las personas de vivir y organizarse como lo desean o consideran apropiado.

 

Conclusión: De los Derechos Fundamentales a la Dignidad Humana

 

Hoy el uso mismo de la palabra “derecho” connota una liberación indignada de ataduras e injusticia, de privaciones y esclavitud. Pero ¿de quién estamos siendo liberados? En la concepción dominante de los Derechos Humanos, los individuos y las colectividades necesitan protección del Estado, del Mercado o de otras Fuerzas deshumanizadoras que pisotean sus libertades. Lo que aun es más irónico, es que ellos mismos piden dicha protección de esas mismas instituciones. No logran ver que sin retar los postulados, las relaciones, los procesos, valores, etc. que son las bases de las instituciones, las transgresiones a la dignidad humana continuarán ocurriendo por cuanto ellas son inherentes a las instituciones mismas.

 

Por ejemplo, la Campaña se trazó a partir de conceptualizaciones internacionales más amplias (Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Campaña la Educación para Todos, los Informes de Derechos Humanos) y declara que el Estado está inhibiendo el derecho a la educación de las personas por no proveerla. Sin embargo al mismo tiempo, busca que el Estado ratifique y asegure este derecho.

 

No logran ver que lo que el Estado ha hecho (en forma conjunta con el Mercado, los medios de comunicación, ONG´S) es crear, perpetuar y reforzar un Sistema de educación que niega nuestra dignidad humana y nos impide pensar en lo que es más decisivo, qué significa la educación, cómo podemos organizar el aprendizaje, etc. En otras palabras, se eliminan los procesos de conceptuación, diálogo, acción y reflexión que deberían ser considerados cruciales en cualquier verdadero “derecho” a la educación.

 

El problema más grande, es que este enfoque ignora el nexo, la agenda y la visión del Desarrollo que viene con la petición de la “educación como un derecho humano”.  Esto nos debería inquietar por lo menos por tres razones: En primer lugar, la adhesión a un marco de Derechos Humanos, no deja reconocer los problemas inherentes dentro de la perspectiva de Desarrollo y Educación (como se mencionó el comienzo). En segundo lugar, enmascara el poder manipulador del eje Estado – Mercado – ONG´s y su agenda. No cuestionamos los postulados fundamentales que tienen en el fondo estas instituciones, ni en verdad reconocemos como ellas adecuan su mensaje (y su lenguaje) para aparecer como política y moralmente correctas. Por ejemplo, hemos pasado desde la colonización hasta la globalización, desde la calidad de estudiantes a la de los que aprenden (educandos), desde la educación para unos pocos escogidos hasta la “enseñanza para todos”. Pero lo fundamental es que, la fabricación de estos términos no ha traído cambios y, lo que es más sorprendente, ni la injusticia ni la opresión han desaparecido.

 

En tercer lugar, el supuesto de universalidad y de la aplicación universal de la perspectiva niega la existencia y la relevancia de cualquier otro marco de comprensión de la dignidad humana y de la protección de esta dignidad. Por ejemplo, hay marcos que no apoyan o complementan las concepciones de “igualdad” y “justicia” que subrayan los Derechos Humanos. Y la mayoría de las concepciones no – liberales dan una prioridad ideológica y práctica a la comunidad sobre lo individual.[47] Sin embargo, no hay espacio para que estas otras comprensiones vivan o crezcan y mucho menos para que se mantengan por sí mismas, frente a la perspectiva dominante.

 

Lo que realmente se necesita,  es el paso de los “derechos fundamentales” al de la “dignidad humana”. Lo que no quiere decir comprometerse con la misma clase de juego – mundial, afirmando que las concepciones de la dignidad humana son o serán universales. En cambio, significa el hacer posibles los espacios y oportunidades para discutir, articular, interpretar y reflexionar sobre lo que significa ser humano. Dichos procesos son cruciales para minar los cimientos de la moral alta sobre los que se levantan los derechos Humanos (y el Desarrollo que conlleva), para desenmascarar la agenda del Eje y para liberarnos nosotros mismos de “tanques, bancos y otras estructuras de control.”[48] El develar / recuperar diferentes sentidos de la dignidad humana, significa abrirnos nosotros mismos al des-aprendizaje y re-aprendizaje de nuevas formas de poder de negociación, de auto - organización,[49] y el tener fe en nuestras propias habilidades como individuos y colectividades.

 

A cambio de asegurar que todo niño vaya a ser forzado a pasar a través de la rigurosa tortura de la escolarización, sugerimos humildemente que la Campaña por el Derecho Fundamental a la Educación tenga la posibilidad de reinventarse a sí misma. Para comenzar, animamos a todos los involucrados con la Campaña a iniciar de manera seria diálogos en torno temas como:

 

¿Cuál es el significado de “derecho fundamental”, y cómo se relaciona con el concepto de dignidad humana?

 

En forma semejante, ¿qué queremos decir con términos como Desarrollo, Progreso, Ciencia y Tecnología, Democracia, Igualdad, etc. Quién se beneficia y quién pierde con las definiciones normales de estos términos?

 

¿Cuáles son los principios más amplios dentro de la Educación que pueden defender la dignidad humana? ¿Quién debería delimitarlos, a quién se aplicarían y de qué manera? ¿Qué papel y responsabilidades tienen el Estado, el Mercado, las ONG´s, las comunidades y los individuos?

 

¿Cuáles son los distintos espacios, papeles, relaciones, y procesos de enseñanza que nos permitiría nutrir nuestra dignidad humana, tanto a nivel individual como colectivo?

 

Sometemos a consideración estas preguntas y este artículo con la esperanza de iniciar una conversación sobre las posibilidades que se nos abren, cuando conjuntamente exploremos con mayor profundidad asuntos que son básicos para la educación, el aprendizaje, el desarrollo, el progreso, los derechos humanos, etc.[50]

 

Para que los diálogos alrededor de estos asuntos sean significativos, deben provenir de nuestras propias experiencias y expresiones personales más que de los dictados desde arriba por las instituciones. Esperamos que ustedes obtendrán motivación para hacer una pausa, meditar y compartir (como nosotros la hemos obtenido) de Theodore Zeldin, quien escribió en Conversación (2000):

 

“Una Conversación no es solamente el transmitir información o el compartir emociones, ni solamente una manera de poner ideas en las cabezas de las personas… Una Conversación es un encuentro entre mentes con diferentes recuerdos y hábitos. Cuando las mentes se encuentran, no solamente intercambian realidades: ellas las transforman, las reforman, sacan diferentes implicaciones a  partir de ellas, se comprometen con un nuevo rumbo de ideas. Una Conversación no es solamente barajar las cartas es crear nuevas cartas.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los autores:

Selena George y Shilpa Jain son activistas de la enseñanza de Shikshantar Andolan. Selena está en el transcurso de comprender el desarrollo y sacar de experiencias de la vida y de las lecturas, ocupa una posición destacada entre quienes trabajan con mujeres en el campo de la salud mental y en la resistencia organizada junto con un grupo de voluntarios contra el proyecto de desarrollo. Shilpa ha dirigido investigaciones en educación y desarrollo, en sitios como Panchayati Raj, de participación de la comunidad y de innovación indú en Shikhsha. Selena puede ser contactada en selenageorge@yahoo.co.uk; Shilpa en shilpa@swaraj.,org.             

 

 



[1] La Versión ha sido preparada durante la discusión del marco conceptual para el análisis del trabajo infantil y la escolaridad, y la búsqueda de información para el proyecto ANÁLISIS SERIAL Y DE CONTRASTACION DE LOS RESULTADOS DEL TRABAJO INFANTIL  2001, 2003 Y 2005, y preparación del documento definitivo para publicación, por parte del Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, Bogotá 2007. El único objetivo es el de aportar a la argumentación sobre el tema, SIN NINGÚN FIN COMERCIAL.

 

[2] En el Mahabharata, la akshayapatram es una vasija divina que puede producir tanto alimento como uno desee y de esta forma tiene la capacidad de satisfacer todas las necesidades de alimentos. Fue entregada por Krishna a los pandavas mientras estaban en el exilio.

 

[3] Por ejemplo en el Artículo 13 del Pacto Internacional sobre los Derechos Económico, Sociales y Culturales  (1966), expresamente establece que “El desarrollo de un sistema de establecimientos escolares en todos los niveles será activamente buscado” como respuesta a un derecho declarado a la educación primaria, secundaria, y de niveles superiores.

 

[4] “El Derecho a la Educación: Hacia una Educación para Toda la Vida, Informe Mundial de la Educación 2000, UNESCO.

[5] El concepto sobre el derecho surgió en el  siglo XVIII, a partir del Discurso de las Luces de europeos como Rousseau, Locke y Hobbes, quienes estaban interesado en desarrollar al individuo, protegiendo su propiedad y protegiéndolo de la tiranía a través del Estado. Sus ideas fueron incrustadas en la constitución del Reino Unido, Francia y los Estados Unidos, los cuales a su vez inspiraron la Constitución India. Sin embargo, la concepción moderna de Derechos Humanos surgió de la Segunda Guerra Mundial, donde se violaron estos tres planos – cuerpo, propiedad y Estado. La Segunda Guerra Mundial dio nacimiento a las Naciones Unidas y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Para una mayor información histórica sobre el discurso de los “derechos”, véase Theories of Rights (1984) y Human Wrongs (1996).

 

[6] A lo largo de este artículo, escribimos con mayúscula términos como Desarrollo, el Sistema, Derechos Humanos, etc. Usamos mayúsculas reconociendo que las personas pueden asignarles otros significados a estos términos, pero las usamos muy conscientemente para significar la perspectiva colonialista dominante. (ver Sachs, ed. 1992;Rahnema, ed. 1997; Shiva, 1993).

[7] Por ejemplo, la campaña Educación para Todos, impuesta por UNESCO, UNFPA, UNDP, UNICEF y el banco Mundial que estuvo en marcha en la última década. La primera conferencia mundial de Educación para Todos tuvo asiento en Jomtein, Thailandia, en 1990 y la segunda en Dakar, Senegal, en abril 2000. La universalización del mandato concluye con la reafirmación  de las metas propuestas en Jomtein y una extensión del plazo límite para su logro en 2015. El criterio de revisión continuó siendo cuantitativo y estadístico, dirigido al acceso, retención y alfabetización.

 

[8] Como Norte se hace referencia a los llamados “países Desarrollados” así como las élites de los “países en Desarrollo”.

[9] Debemos aclarar la distinción entre “escuelas” como espacios físicos y la “cultura de la escolarización”, la que comprende un conjunto completo de aspiraciones, actitudes, creencias, relaciones, objetivos y procesos. Damos la bienvenida a la idea de juntar personas de diferentes edades en un lugar para aprender algo. Sin embargo, hoy en día, las escuelas raramente permiten la ocasión de que esto suceda en forma significativa. En cambio, están dominadas por una “cultura de la escolarización” en la cual etiquetas, rangos, competiciones, jerarquías de enseñanzas, conocimientos desconectados  - descontextualizados, estratificación y otras formas de enseñanzas superficiales y memorizadas sobre un completo desarrollo del potencial humano, de individuos o colectividades. La escolarización da prioridad a los modelos Occidentales de Desarrollo, Gobierno, Industrialización, Consumismo, Ciencia, etc.

   

[10] Wolfgang Sachs, Planet Dialectics, 1999, p. XI

 

[11] El discurso actual sobre educación coloca a los niños, dentro de una de dos categorías: o en la escuela (y por tanto en un proceso feliz de aprendizaje para tener éxito en la vida) o fuera de la escuela (y por tanto como “niño Trabajador” y privado de un futuro). Este discurso de, o esto. o lo otro, está impedido para reconocer la deshumanización en la escolarización  o las posibilidades de un aprendizaje meritorio  por medio del trabajo. Al mismo tiempo, deja de lado la crítica al Sistema económico,  político y social que obliga tanto a los niños como a los adultos a afrontar condiciones laborales espantosas con el fin de producir una ganancia.

 

[13] No aparece en la copia.

 

[14] En su libro Dumbing Us Down (Dejándonos atontados) 1992, Jhon Gatto explica que la autoestima provisional es el resultado de usar sistemas ceremoniosos y boletines de información que clasifican el potencial del niño. “El reporte mensual, de formato impresionante, es enviado al hogar del estudiante para provocar la aprobación o detallar exactamente el grado de insatisfacción que un padre debe sentir con el niño”. Estas evaluaciones también ayudan al niño “a llegar a algunas decisiones sobre si mismo y su futuro” con base “en juicios ocasionales de extraños.” P.10

 

[15] Ibid, p. 18 – 19.

 

[16] Ibid, p. 63.

[17] Ver como ejemplos Gardner (1999), Goleman (1995), Esternber(1997) y Zohar y Marshall (2000).

 

[18] Rabindranath Tagore plantea esta mofa deshumanizante en “El entrenamiento del loro”, una fábula acerca de un rey que trata de educar a un loro atrapándolo en una jaula de oro, atando sus patas con cadenas, enganchando sus alas y luego rellenándolo completamente.

 

[19] No aparece en la copia

[20] El desempleo entre la juventud egresada del sistema escolar es un serio y bien documentado problema en los países en  desarrollo. Véase por ejemplo, “A matter of Quality”, “Once incentives, Now Entitlements”. “The Pressure to modernize and Globalize”.

 

[21] Estadísticas tomadas de Economic and Political Weekly, septiembre 2000.

 

[22] Esta alienación del trabajo fue una de las principales críticas hechas por Gandhi contra el estilo de educación británico (Ver su ensayo en Towards New Education, Ahmenabad: Navajivan Publishing House, 1995, fifth reprint).

 

[23] En un reciente artículo de The Indu (21 de Octubre de 2000) se muestra que este efecto de la escolarización no está limitado a la India. En Gran Bretaña, la institución Oxbridge (universidades de Oxford y Cambridge) han sido acusadas de perpetuar el sesgo clasista. Los estudiantes o son seleccionados a partir de las élites de los colegios a los que asisten (para lo cual se necesita dinero) o, con base en las conexiones con exalumnos de la institución (para lo cual se debe tener dinero / clase)

 

[24] Un resiente artículo en Outlook (diciembre 2000), “Chile is the Father of Mammon”, describe como la élite de los colegios privados se han convertido en la más reciente mafia en la India, al imponer “vacunas” para los padres mediante la solicitud de donaciones de montos con mínimos siempre entre 3.000 Rs hasta 5 lakhs, previa a la admisión de los niños a sus colegios.

[25] No aparece en la copia.

 

[26] No aparece en la copia.

 

[27] Las personas del mundo son divididas por la distribución del ingreso en cinco fracciones – con un 20% en la cúspide, seguida de otro 20%...  Específicamente, el 20% más rico de las personas en el mundo posee más del 80% del ingreso mundial, mientras que el 20% más pobre tiene 1.4% del mismo. Ver David Korten When Corporations Rule The World (1995) para encontrar estadísticas fascinantes adicionales sobre la  enorme injusticia que continua reproduciéndose en el mundo de hoy.

 

[28] Ewens (1984) describe esto como la ilusión de la meritocracia. La meritocracia considera que las escuelas proveen las oportunidades  para que todos surjan en la sociedad, y que las desigualdades de poder, riqueza y estatus sólo existen a causa de un nivel personal específico.

[29] No aparece en la copia

[30] La educación temprana del niño, figura en forma destacada en la cumbre “Educación para todos”que tuvo lugar en Senegal. En abril 2000.

 

[31]De hecho elementos de la cultura escolar, tales como la competencia y la imitación, han infiltrado hoy casi todos los juegos que son populares entre los niños, como el cricket, kabbadi y leader- leader (¿cabeza y cola?)

  

[32] Dayal Chandra Soni trabaja sobre la educación obligatoria en “The Illa of Our Present Education and the Gandhian Basic Educatios as Remedial Mesure” (abril 2000)

[33] “Todo el mundo habla en estos días sobre una educación de buena calidad para todos. Pero una educación de calidad para cada niño, es un absurdo y una contradicción de términos. La mayoría de los padres cuando le dicen a la Escuela, “Dele a mi niño una educación de calidad”, quieren decir ... No aparece en la copia

[34] Hacemos referencia directa a los documentos de la Campaña Educación para Todos, que es relevante por cuanto asumimos que la Alianza Nacional en la India esta directamente diseñada a partir de la EFA para hacer racionalizaciones semejantes. 

[35] Esta observación, tiene como  base varias reuniones que hemos tenido con personas que trabajan con varias ONG´S en la Campaña

[36]El Marco Integrado de la Educación por la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos, 1995, p.11

 

[37]Obviamente se debe observar que la mayoría de los materiales curriculares autóctonos reflejan el sesgo de las élites de los países. 

 

[38] Los términos crore y lakh son tipos de nominación en el cálculo, que sigue el sistema antiguo de separación en las cifras. Por ejemplo, los 30 millones equivalen a 3 crores y serían escritos como 3,00,00,000. 

 

[40] En Development Betrayed: the end of progress and a coevolutionary revision of the future. Richard Norgaard amplía (No aparece en la copia)

 

[41] Textualmente en “Frequently Questions on the Fundamental Right to Education,” Alianza Nacional para la Educación como Derecho Fundamental, Agosto 1998.

 

[42] Tomado de “Frequently Asked Questions on Fundamental Right to Education” Alianza Nacional para la Educación como un Derecho Fundamental, agosto 11998.

[43] (No aparece en la copia)

[44] Para un comprensión más amplia de esta ligazón entre Educación y Desarrollo, véase “The Trouble with Knowledge” de Munir Fasheh, en Expo 2000: A Global Dialogue onBuilding Learning Societies, Alemania 2000.

 

[45] Tomado deFrequently Questions on the Fundamental Right to Education,” Alianza Nacional para la Educación como Derecho Fundamental, Agost 1998.

 

[46] (No aparece en la copia)

[47] Jack Donnelly, Universal Human Rights In Theory and Practice, Ithaca, N.y.: Cornell University Press, 1993.

 

[48] Véase My Mother vs. the US Congress de Munir Fasheh.

 

[49] Auto - organización en contraste con la planificación mecánica y externamente impuesta. “Los sistemas auto - organizativos crean sus propias estructuras, patrones de comportamiento y procesos para el logro (de sus propósitos). Se ponen de acuerdo en comportamientos, relaciones que tienen sentido para ellos”

[50] El Informe del Comité Yashpal (1993), Learning Without Burden, en sus recomendaciones enfatiza, “el principal problema está relacionado con las nociones de “explosión del conocimiento” y el síndrome de (llegar) “alcanzar”. Creemos que estos problemas no pueden ser completamente manejados por medio de una gestión fácil con acciones administrativas. Necesitan una discusión más amplia porque ellos están conectados con imágenes de nuestra civilización, de nuestra auto - estima y de los propósitos sociales.  La amplia discusión anotada puede ocurrir al publicar este informe y a través de seminarios, encuentros e intercambios de opinión  por los medios de comunicación.